Después de un descanso, regreso con el primer post del año 2016 para La Vida.

 

Parte integral para algunos (me incluyo) de este viaje que llamamos vida, son las relaciones. Somos parte de una desde el día en que nacemos, con nuestros padres, hermanos (los que no son hijos únicos), primos, tíos; ese tipo de relación de la somos parte sin mucha opción a no formar parte de ella. 
Ahora, está el otro tipo de relación de la que tenemos control (la mayoría de veces) para formar parte de ella. Por ejemplo la de que tenemos con las amistades, esa compañía que en su mayoría de veces son para la vida.

 

Ahora, existe otro tipo de relación, que no solo es de amistad, también se incluye al corazón. Esas relaciones que alimentan tu existencia de una manera que las demás no lo hacen, que te complementan y que las vuelves parte integral de tu proyecto de vida. Espero que si llegan a formar parte de una relación de ese tipo, que la vivan al máximo, que crezcan y que los impulse a seguir hacia adelante, siempre sacando lo mejor de cada uno.

Saludos. 

Compartiendo La vida

Patrocinador

Si te gustó puedes leer otro post

o compartirlo con tus amigos