05 Jun 2016

Miro su mano por tercera vez ese día. La recordaba distinta. Menos marcada por el tiempo, menos gastada por el trabajo, sí del mismo tamaño pero más joven, era la misma mano, era suya y siempre lo había sido pero la recordaba diferente.

Fue cuando levantó la mirada que entendió lo que estaba pasado, ahí estaba una nueva cicatriz, justo en su mirada. No en los ojos, eran los mismos, pero la mirada había cambiado, había perdido fuerza. No estaba enfermo o acabado, aún no estaba viejo sólo cansado.

Se miro fijamente por varios segundos, buscaba en sus recuerdos una explicación y lo hizo hasta que entendió.

nueva cicatriz

Su mirada ya nunca sería la misma, su mirada había perdido fuerza, la había visto tantas veces y con tal intensidad que sus mirada se había desgastado, nunca más podría ver a alguien así. La veía con toda su fuerza y con toda su capacidad de amar. Lo hizo por años y lo hizo siempre por ella.

Comprendió que no estaba solo, estaba lejos de ella. No estaba mudo, pero ella no lo escucharía más. No estaba ciego, pero no podría verla nuevamente. No estaba muerto, sólo tenía una nueva cicatriz.

Escrito por @ViviendoEnCaos

Si te gustó puedes compartirlo con tus amigos o leer otro post

          
PATROCINADOR